Plataforma tecnològica para el desarrollo de la hortofruticultura en la patagonia chilena, con énfasis en la afc

En Magallanes la actividad agrícola se concentra en torno a los mayores centros urbanos por la factibilidad de encontrar mano de obra y estar cercanos a los principales centros de consumo. En un estudio reciente, se identificó un total de más de 350 productores hortofrutícolas, distribuyéndose comunalmente en Punta Arenas con un 60%, Puerto Natales con un 36,3%, Río Verde, Porvenir y Cabo de Hornos con el porcentaje restante.

El Ministerio de Agricultura de la Región junto al GORE, han realizado diversos emprendimientos, en apoyo a la Agricultura Familiar Campesina, que han derivado en la obtención de capacidades técnicas e incorporación de tecnología que, estableciendo las pruebas y realizando los ensayos requeridos, permitirían en el mediano plazo viverizar cualquier especie frutícola para zonas frías en la región, abriendo, de este modo, un abanico de posibilidades de producción frutícola y hortícola, antes inexistentes, utilizando como elemento de apoyo toda la infraestructura exportadora existente en el centro del país con la que ya se han establecido fuertes vínculos.

Por lo anterior, el Programa que se presenta a continuación, permite complementar las acciones ya iniciadas en proyectos anteriores, pero mirando el desarrollo frutícola y hortícola desde una perspectiva más amplia, que apunte, más que al desarrollo de un rubro en particular, al levantamiento de una plataforma tecnológica que posibilite el desarrollo de cualquier rubro que se adapte a la zona y que permita minimizar los riesgos climáticos inherentes a la ella, posibilitando el cultivo y comercialización de productos de calidad, tanto en los mercados locales como en los mercados internacionales. Sus principales elementos son incorporación de tecnología para crear un sistema patagónico de producción hortofrutícola, asesorías técnicas, transferencia, incorporación de nuevas variedades y especies de mayor productividad y acceso a mejores mercados, pruebas de mercado con productos locales bajo un sello de calidad, promoción de productos regionales a nivel nacional y por primera vez, incorporación de maquinaria agrícola acorde a los requerimientos de los productores locales. La orientación del presente programa es hacia el pequeño Agricultor, segmento constituido mayoritariamente por mujeres, que constituyen microempresas, que con apoyo y una orientación definida, podrían en el mediano plazo, transformarse en un polo de desarrollo mejorando y diversificando, consiguientemente, el PIB de la economía regional. La iniciativa tiene un costo de alrededor de 2.430 millones de pesos, de los cuales se solicita al GORE la suma de750 millones.

INTRODUCCIÓN

Una serie de estudios y comisiones de trabajo como la Estrategia de Innovación Agraria de la SEREMI de Agricultura – FIA y Sector Privado 2006 – 2008, el trabajo público privado en el Comité Gastronómico, la Mesa Hortofrutícola Regional y la Comisión Regional de Riego, todas presididas por la Secretaría Regional Ministerial de Agricultura, han hecho ver la necesidad de incorporar tecnologías para hacer de la hortofruticultura regional una actividad competitiva, que permita el abastecimiento de los mercados locales con frutas y verduras de calidad.

En este contexto, se han tomado una serie de iniciativas tendientes a estimular el desarrollo tecnológico de aquellos rubros que mejor se adaptan al cultivo en la Región de Magallanes, dadas las serias limitaciones que las condiciones climáticas imponen al crecimiento y desarrollo de un número significativo de especies hortofrutícolas, que deberán seguir importándose desde la zona norte del país. Una de estas iniciativas es el “Programa de Implementación de plantaciones de zarzaparrilla roja en Magallanes”, que desarrolla la SEREMÍA de Agricultura y el INIA con el financiamiento del GORE de Magallanes. Este programa ha permitido el establecimiento, bajo condiciones de manejo adecuadas, de un total de 9 hectáreas con 3 variedades diferentes de zarzaparrillas rojas que, según la calidad de la fruta y la época de cosecha podrán destinarse tanto al mercado nacional como al mercado de exportación.

La presente iniciativa pretende entregar una continuidad y complementariedad indispensable para obtener los resultados que el sector requiere. De esta manera, se podrá transferir los resultados obtenidos en el programa inicial con mayor eficacia y expandir, a su vez, el horizonte productivo regional a otras especies frutales con buenas perspectivas comerciales.

IDENTIFICACIÓN DEL PROGRAMA

 Título del Programa:

Plataforma tecnológica para el desarrollo de la hortofruticultura en la Patagonia chilena, con énfasis en la AFC

Objetivo general:

Identificar, introducir, evaluar y transferir tecnologías que permitan minimizar los riesgos climáticos propios de la Patagonia, posibilitando el cultivo y la comercialización de productos frutícolas de calidad, tanto en los mercados locales como en los internacionales.

Objetivos específicos:

1. Identificar, introducir, evaluar y transferir tecnologías que permitan minimizar el daño por viento en plantaciones con especies frutales.

2. Desarrollar y transferir protocolos para viverizar especies y variedades de frutales de interés comercial para la Patagonia chilena.

3. Establecer unidades de evaluación de tamaño semi-comercial (½ ha) en predios de productores interesados y en el INIA Kampenaike, de especies y variedades de frutales seleccionadas, donde se puedan desarrollar protocolos de manejo agronómico.

4. Entregar asesoría técnica a los productores participantes del Programa para garantizar la adopción de las nuevas tecnologías que se desarrollen y difundir éstas ampliamente entre todos los agricultores de la Región.

5. Obtener, adaptar y validar protocolos de poscosecha de las especies frutales que se establezcan.

6. Apoyar a los productores en la gestión comercial de las nuevas especies, incluido el establecimiento de sellos de calidad para los productos que se comercialicen.