Programa transferencia técnica, plantación zarzaparrilla XII región

La zarzaparrilla roja (Ribes rubrum) pertenece a la familia Grossulariaceae y es originaria del norte de Europa y de la zona central y norte de Asia. Debido a que proviene de climas templados a fríos, se le puede cultivar en una extensa área de América.

En Europa, su cultivo se encuentra bastante difundido, siendo Polonia, Austria y Checoslovaquia los principales abastecedores de la Comunidad Económica Europea, y en efecto fueron los inmigrantes los que trajeron las primeras plantas a nuestro país.
Según ODEPA (2007), la superficie actual de zarzaparrilla en Chile es de 50.1 hectáreas. Las primeras exportaciones se hicieron el año 1982, fecha desde la cual, los volúmenes han ido en aumento a medida que las nuevas plantaciones están entrando en producción (Barril, 1990).

La actual necesidad de diversificar la producción agrícola nacional y regional, a través de nuevos rubros rentables ha logrado abrir nuevos caminos de investigación y desarrollo en diferentes áreas.

Durante la segunda mitad de la década de los noventa, INIA-Kampenaike se adjudicó el estudio: “Introducción de Frutales Menores en la XII Región”, financiado por el FNDR. El estudio arrojó interesantes resultados respecto a las potencialidades de la zarzaparrilla roja Ribes rubrum y la grosella Ribes grossularia debido a su adaptabilidad a los suelos y clima de la región, y a las perspectivas de desarrollo comerciales detectadas. Es por esto que la Seremi de Agricultura de Magallanes y Antártica Chilena decide dar continuidad a este proyecto, ya con fines productivos, para lo cual establece contacto con una empresa exportadora, quien manifestó gran interés en este berry, por el gran potencial que este cultivo presenta en la región y por la época del año en que se obtiene, la que está disponible muy en contra estación con los países demandantes.

De esta forma, con un grupo de siete productores de la provincia de Última Esperanza, específicamente en Puerto Natales, se da inicio al Programa “Transferencia Técnica, Plantación Zarzaparrilla, XII Región”, el cual es financiado con fondos regionales del FONDEMA, teniendo como unidad técnica a la SEREMI de Agricultura y como unidad ejecutora al Instituto de Investigaciones Agropecuaria INIA, al cual le corresponde obtener las plantas, transferirlas a los productores y asesorarlos técnicamente en el establecimiento y manejo del cultivo.

Obtención de plantas

Las actividades del Programa se iniciaron con la obtención del material vegetativo para la confección de plantas, labor que ha estado sujeta a diversas complicaciones, pero hoy finalmente ya se dispone de las plantas suficientes para el establecimiento de un total de siete hectáreas de cultivo. Las variedades utilizadas son Junifer, ya estudiada en la zona, además de Rovada y Red Pool, las que fueron traídas desde el Norte del País, y que poseen mayores producciones, racimos homogéneos y largos, además de una maduración tardía.

Establecimiento de Huertos

El establecimiento de un huerto en la región de Magallanes tiene complicaciones adicionales debido a los fuertes vientos que se presentan en la zona, sobre todo en la época de primavera verano, siendo fundamental el empleo de cortinas cortaviento artificiales para el buen desarrollo de las plantas. Los primeros huertos se comenzaron a establecer la temporada 2006 – 2007, y esta temporada ya se establecería el total de la superficie.

Paralelamente se están desarrollando y validando nuevas tecnologías de conducción, protección del huerto con mallas antigranizo que además ayuda a la disminución del viento y al ataque de aves en el periodo de cosecha. También se esta incorporando la utilización de cubiertas plásticas, sobre todo en las variedades que son más tardías.

Proyecciones del rubro en la zona

Ya se vislumbra como un cultivo con grandes proyecciones para la región de Magallanes, debido a la época que se realiza la cosecha (febrero – marzo), coincidiendo plenamente con la contra estación de los países demandantes, considerando también el plus que significa sacar un producto de la Patagonia Chilena.

El desarrollo de esta actividad adicionalmente tiene un componente importante en lo que es el fortalecimiento de la Agricultura Familiar Campesina (AFC) de la región, ya que la zarzaparrilla no solo es una fruta de exportación sino que también representa un recurso importante dentro de la gastronomía y agroindustria local.

Propiedades nutritivas

Estas frutas son de bajo valor calórico por su escaso aporte de hidratos de carbono. Son especialmente ricas en vitamina C las zarzaparrillas negras y las rojas, que tienen cantidades mayores que algunos cítricos. Lo que en realidad caracteriza a estas frutas es su abundancia de pigmentos naturales (antocianos y carotenoides) de acción antioxidante. En la alimentación humana, este tipo de frutas constituyen una de las fuentes más importantes de antocianos, que les confieren su color característico y que están junto con ácidos orgánicos tales como el ácido oxálico o el ácido málico, responsables también de su sabor.

Las zarzaparrillas rojas se pueden consumir frescas, aunque generalmente se emplean en la elaboración de productos como compotas, jaleas, mermeladas, gelatinas, cremas, batidos, tartas, helados, zumos, caldos, licores y bebidas refrescantes, además de elementos decorativos en productos de repostería.